BEBÉS ACUÁTICOS

bitacoradeunbebe.com

El agua es para mí tan esencial, como la natación. – Natasha Kinski

Como padres siempre deseamos para nuestros hijos lo mejor y es por esta razón que debemos pensar en ejercitarlos y hacer del este una actividad rutinaria. Luego de interiorizar este razonamiento, debo decidir qué deporte es el adecuado para mi bebé, pero esto depende mucho de la edad que tenga el niño.

 

Adicional esto, debemos tener en consideración que la mayoría de los deportes o actividades físicas son grupales, tal es el caso del futbol, básquet, entre otros. Así que investigue uno de los que se puede realizar tanto a temprana edad como solos, ya que debido a la pandemia que se está atravesando en el mundo lo mejor es el distanciamiento.

 

Por esa razón este artículo es sobre los bebés acuáticos, ya que este deporte se lo puede practicar de manera particular, sin muchas personas involucradas en este y dependiendo de la edad no vas a necesitar una piscina olímpica.

Claves para empezar

Se puede decir que un bebé de 0 meses ya sabe nadar, ya que nadar para un bebé que aún no controla la motricidad fina como para cruzar una piscina olímpica, es más bien una experiencia para sus sentidos que una técnica en sí. Si recordamos, los bebés vivieron por nueve meses dentro de un medio acuático en el útero.

El aprendizaje empieza desde sus primeros baños por las tardes, claro está, solo si lo convertimos en un lugar de diversión, de disfrute, de aprendizaje y de mucha estimulación. Estas experiencias tempranas en la bañera son en realidad sus primeras lecciones, no muy formales y gratuitas, de natación.

Para empezar, debemos de imaginar cómo era vivir dentro del útero. Por ende, ellos necesitan primero estar aclimatados con agua tibia, segundo se necesita un método de estímulo-respuesta de sus reflejos primitivos, de los que hablare más adelante, como por ejemplo enseñándoles a controlar la respiración bajo el agua.

Este acondicionamiento es necesario para preparar a los bebés para sus primeras experiencias dentro de una piscina o pileta a los 4 meses de edad. Si se los estimulo adecuadamente, su primera inmersión será sin trauma.

Cuando empiece sus primaras inmersiones, deberá aclimatarse antes de entrar al agua con una ducha de mano que tenga agua tibia, uno de los padres deberá entrar al agua con él y el tutor o tutora, quien deberá de guiar a los padres con un muñeco y los padres deberán imitar. Las maniobras que se enseñan deberán de ser con canciones o conversaciones, con paciencia y sobre todo con alegría y amor. Ya que si el bebé empieza a llorar esto va generar un reflejo de miedo en él.

Por último, que el bebé este expuesto regularmente al agua, mínimo 2 veces a la semana para ver mejoras y nuevas habilidades.

¿Dónde se puede practicar?

Al principio yo era escéptica de este método, pero al verlo en la práctica me sorprendió muy gratamente.

Lo ideal sería tener tu propia piscina, pero en el caso de no contar con una solo podría recomendar lugares que tengan tanto experiencia con bebés, como certificados que abalen dicha experiencia, que la zona sea segura y que cuenten con un personal capacitado y con sus certificados al actualizados en Basic Life Support (BLS) o resucitación, ya que la vida de mis hijos yo las tomo enserio.

También recomiendo fuertemente que uno de los padres, y no terceros, estén dentro del agua con el tutor o tutora.

Los reflejos primitivos

He oído hablar a las personas sobre el miedo al agua que tienen los bebés, que al echarles un chorro en la cara ellos se asustan. Esto se podría decir que es un mito urbano, pero en realidad eso se llama “reflejo de inmersión”, es parte de una gama de reflejos primitivos que posee todo bebé desde el nacimiento y que se va perdiendo a partir de los 6 meses de edad según un estudio realizado por la Medicine National Institutes of Health (Estudio).

 

He de decir que interviene una serie de reflejos, pero los más importantes son 4;

Reflejo de inmersión

Como lo mencione antes, no es más que el reflejo de aguantar la respiración bajo el agua, optimizando el uso del oxígeno y cerrando las vías respiratorias.

Reflejo moro

Es un reflejo de autodefensa que hace que el bebé al caer o sentir una caída libre tire su cabeza hacia atrás y abra brazos y piernas. Estimulando así la rotación del cuerpo y la flotabilidad con la cabeza hacia atrás. Es el único en desaparecer a los 4 meses aprox.

Reflejo prensil

Es el reflejo involuntario del bebé de sujetar cualquier objeto que le roce la palma de la mano. Ayudando así a que aprenda a siempre sujetarse de los flotadores, los pasa manos y de uno de sus padres.

Reflejo de natación

Este es un reflejo de simulación del movimiento de nadar, y se produce cuando se coloca al bebé boca abajo y cogido por los costados en el agua. Al estar en el agua empezará a bracear y a patalear semejante a estar nadando.

¿Qué esperar de ellos?

Yo me preguntaba de que son capaces los bebés en una piscina, de si ellos son capaces de flotar o de moverse. Pero al ver bebés nadando quede sin palabras. Digo nadando para referirme a una palabra conocida, pero en realidad se parecen más al contoneo de un delfín que a otra cosa. Esto es debido a los antes mencionados reflejos primitivos, que en este caso se parecen a los que tienen al empezar a gatear.

bitacoradeunbebe.com

4 – 8 meses

Durante este periodo, los bebés se pueden; sumergir, se pueden equilibrar con flotadores especiales, pueden flotar con libertad, flotar de espaldas, patalear y agarrar.

8 – 12 meses

Los bebés de entre 8 y 12 meses pueden; flotar boca abajo con la cabeza levantada cortas distancias y en un borde poco profundo, empezar a girar.

12 – 18 meses

A esta edad son capaces de; nadar distancias cortas sin mucha ayuda, girar sin ayuda hacia un adulto, girar sin ayuda hacia un borde o pasa manos.

18 – 24 meses

Durante esta edad pueden; nadar mayores distancias, girar sin ayuda y salir de la piscina, nadar independientemente alrededor de los adultos y recoger juguetes del fondo de la piscina.

2 – 3 años

Los niños de esta edad pueden patalear con una tabla de flotar, flotar hacia atrás de forma independiente, nadar y respirar de forma independiente

3 – 4 años

Los niños de en este grupo ya pueden controlar mejor los movimientos de su cuerpo y perfeccionar sus habilidades de natación.

 

AF5C6C65-DB98-4E8B-A399-A85D4E7AE867 1.p

Método

El método en el que base mi investigación fue el desarrollado por Laurie Lawrence, quien es defensor de la seguridad en el agua en Australia y experto en enseñanza a bebés, durante los últimos 31 años ha escrito sin número de artículos describiendo como los bebés aprenden a nadar y como son físicamente capaces de hacerlo.

 

Consejos finales

Es muy importante que los bebés y niños aprendan a nadar a temprana edad, porque esta habilidad les podría salvar la vida, debido a que el ahogamiento es la segunda causa de muerte por accidente en niños y adolescentes. Por eso la Academia Americana de Pediatría recomienda a los padres, enseñar, antes de los 5 años para reducir el riesgo.

 

Según este reporte en promedio 1 niño muere ahogado cada semana a nivel mundial. La seguridad de los niños es de todos los adultos que los cuidan, los niños nunca deben de quedarse solos ni dentro ni alrededor del agua. Laurie Lawrence y su campaña “Kids Alive” enfatiza en 5 puntos en orden de importancia;

  1. Cercar la piscina,

  2. Cerrar las puertas de acceso,

  3. Aprender a nadar,

  4. Supervisar y

  5. Aprender resucitación.

Nadar es un deporte y una habilidad que todos deberíamos desarrollar, por su importancia y el bajo impacto para la salud osteomuscular.

 

Al empezar a temprana edad se podría crear un gusto a este deporte tan lindo y quien sabe y tu hijo es el siguiente Michael Phelps.